viernes, 19 de marzo de 2010

Comentarios al auto del juez Varela desestimando la petición de sobreseimiento de Garzón


        Estoy hecho polvo. Acababa de leer el artículo que Carmen Pérez-Lanzac publica hoy en el EL PAIS, en el que expone la actitud que Human Rights Watch ha adoptado en el caso Garzón y, al no parecerme muy fundamentados los argumentos recogidos en el texto, desde el punto de vista tecnicojurídico, he decidido hacer algo que, hasta ahora, no había hecho, leerme el auto del juez Varela desestimando la solicitud de sobreseimiento del asunto por parte de nuestro juez. Ojalá nunca lo hubiera hecho.

El auto es, sencillamente, demoledor. Porque una cosa es tener una visión del asunto desde la lejanía que supone la postura de cualquiera de nosotros y otra radicalmente distinta la que se adquiere cuando uno penetra en la terrible, por demoledora, contundencia de los razonamientos de ese  instructor que, indudablemente, no siente ninguna simpatía por nuestro juez.

Lo primero que me ha impresionado es la negligente conducta de Garzón en el enfoque de todo este asunto. Cuesta trabajo imaginarse que un hombre de su competencia profesional y de su dilatadísima experiencia haya cometido tal cúmulo de errores en la instrucción de una causa que no tenía por donde cogerla, porque a nosotros, los que estamos fuera de ella, nos parece la cosa más natural del mundo que un juez trate de investigar los crímenes execrables del franquismo pero es que esto nos se puede hacer en el actual estado en que se halla el ordenamiento jurídico español, que todos lo que, de una u otra manera, intervinieron en la transición se preocuparon mucho de que todo quedara atado y bien atado.

En el actual estado de nuestra legislación es imposible meterle mano al franquismo por los siguientes motivos:

1-porque ya han muerto Franco y todos los que formaron parte de su grupo instigador de todos las detenciones y asesinatos y no puede haber proceso penal sin la supervivencia actual de las personas responsables de los delitos;

2-porque, apenas muerto el ignominioso dictador, sus partidarios, amparándose en la amenaza de un posible golpe de Estado, coaccionaron a los elementos izquierdistas que participaron en la transición para que asintieran a una redacción de la Constitución y leyes complementarias que santificaran aquel monstruoso statu quo que ya sabemos que se mantendrá para siempre porque el crecimiento incontenible de unas clases medias esencialmente traidoras a su origen, no permitirá nunca el acceso al poder político, que no económico, de un partido que esté realmente dispuesto a realizar una auténtica revolución legislativa, para lo que son imprescindibles sus votos;

3-porque nuestro actual ordenamiento jurídico está constituido de tal forma que es absolutamente imposible atacar los amplios y poderosos sectores del franquismo que no sólo existen actualmente sino que pervivirán para siempre, dada la existencia de una extensa clase social que se retroalimenta cotidianamente de sus inalterables principios;

4-porque la ley de Amnistía o cualquier otra que ahora pudiera salir de las Cortes resultaría  legal y jurídicamente favorable a aquellos criminales por ser posterior a los sucesos que habría de enjuiciar y no puede contrariar el principio del derecho universal penal  de irretroactividad de las leyes penales fuera de aquellos casos en que favorecen al posible reo de los delitos;

5-porque la ley de la Memoria histórica, en aquellos aspectos que puedan afectar a responsabilidades penales, tiene que someterse también a ese inderogable principio de irretroactividad de las leyes penales, de modo que toda actividad que en ella se fundamente tendrá más bien un carácter administrativo encaminado a investigar dónde se hallan enterradas las víctimas de los crímenes franquistas y a proceder a todo lo necesario para su correcta inhumación.

Y todo esto es lo que quiso esquivar Garzón, creyendo ingenuamente que sus compañeros, la mayoría procedentes del franquismo más irreductible, se lo iban a permitir.              

Y va a pagar muy duramente por ello, porque lo tienen cogido en una trampa mortal de la que no hay ninguna salida posible.

Buenas noches y toda la buena suerte del mundo para ese juez que, ingenuamente, creyó que bastaba con tener a su favor la justicia y se olvidó de contar también con la ley.

OJO PARA LOS QUE QUIERAN LEER EL AUTO DE REFERENCIA A CONTINUACION SE INCLUY EL ENLACE:

http://www.blogger.com/post-edit.g?blogID=6895481548432517761&postID=6548107420917628926

No hay comentarios:

calificacion de las entradas