martes, 2 de marzo de 2010

Contra los que llaman prevaricadores a los jueces del Tribunal Supremo por tramitar las querellas contra Garzón

#45 Comentario por eutiquio 02/03/2010 @ 12:05
#37 Comentario por Mercedes 1  01/03/2010 @ 21:12:
Supondría que unos jueces inhabiliarían a otro juez por prevaricador, sin pruebas que lo avalen, y para conseguirlo ellos mismos prevaricarán, pues ellos si estarían dictando una sentencia a sabiendas de que es injusta.-Supondría que los ciudadanos nos podriamos declarar insumisos ante una Justicia prevaricadora.

#45 Comentario por periclex 01/03/2010 @ 21:38
Soledad, Mercedes, a eso me refiero. A la impunidad de los criminales franquistas, de los gürtelianos y de los jueces prevaricadores.
—————

Yo me permitiría aconsejaros un poco de calma para que, al fin, no acabemos prevaricando también nosotros.

El error judicial, en todos los tribunales del mundo, está a la orden del día, es por eso precisamente por lo que hay pleitos, millones y millones de contiendas judiciales, de partes litigiosas que están tan convencidas de la razón que les asiste que se involucran en procesos judiciales que tardan años en resolverse y que pueden llevarlos a la ruina económica.

En Derecho casi todo es discutible, incluso lo que parece más evidente porque existen una serie de circunstancias que pueden modificar lo que aparentemente es incuestionable.

El delito de prevaricación es un delito que hay que tocar con esas pinzas que utilizan para manejar la materia radioactiva, con el máximo cuidado porque el menor descuido puede costarle la vida al artista, o sea, al que maneja alegremente el término prevaricación.

Si cada vez que un tribunal superior hubiera dejado sin efecto la sentencia pronunciada por otro inferior, éste hubiera sido perseguido por prevaricación, ahora, toda la Administración de justicia mundial sería un desierto más grande que el Sahara, no habría ni un solo juez incólume.

El Tribunal Supremo, que no me atrevo aquí a calificar como se merece, ha ido modificando poco a poco su propia jurisprudencia para hacer siempre lo que le da la gana. Así, cuando tuvo en el banquillo de los acusados a Botín, sí, el amo del Santander, por un delito que no tenía vuelta de hoja, ¿qué hizo?, modificar toda su larguísima jurisprudencia sobre el ejercicio de la acción popular para poder así cargarse la que se había ejercido en este caso y dejar irse tranquilamente a su casa a Botín.

Pues, bien, con esto de la prevaricación está sucediendo algo parecido. Su anterior jurisprudencia era, y a mí se me antojaba acertadísima, que, para que existiera prevaricación, era absolutamente necesario que la injusticia perpetrada en la resolución judicial fuera escandalosamente arbitraria, poco más o menos que monstruosa, o sea manifiestamente injusta.

Es por eso que a todas las personas decentes en este país nos solivianta siquiera la posibilidad de que se condene a Garzón por los hechos que le son imputados en las 3 querellas que el TS ha admitido contra él, como si considerar inaplicable la ley de Amnistía en el caso de crímenes contra la humanidad, imprescriptibles e inamnistiables; o haber decretado la intervención de las conversaciones de los detenidos por el Gürtel con sus abogados, sabiendo como se sabía que aquéllos estaban dándoles a éstos instrucciones para la destrucción de pruebas y el blanqueo y ocultación del dinero criminal, fueran resoluciones escandalosa, monstruosamente injustas y no las más adecuadas para contribuir a la realización de la justicia en los casos de que trataban.

Es por eso, por lo que la Sala de lo Penal del TS no está dictando resoluciones monstruosamente contrarias a Derecho cuando admite que Garzón pudo equivocarse al iniciar su causa contra el franquismo al existir una ley de Amnistía que lo prohibía ni tampoco cuando abre diligencias penales para comprobar si las escuchas de las conversaciones de algunos detenidos del Gürtel con sus letrados, decretadas por Garzón y convalidadas por el juez que le sustituyó, eran o no ilegales, dado que la ley sólo las permite en los casos de terrorismo, o sea que en este caso tampoco se está cometiendo ninguna clase de prevaricación puesto que hay preceptos legales que claramente establecen la posibilidad de la tramitación que se está llevando a cabo y es por eso también que, si el TS es coherente con lo que él mismo hace y con la jurisprudencia que él mismo ha establecido, las querellas contra Garzón han de ser desestimadas, al final de su previa investigación sin que quepa, ni mucho menos, abrir vista o juicio oral sobre ellas.

Del mismo modo, nosotros, como comentaristas responsables, no podemos, en buena lógica, imputar a la Sala de lo Penal del TS el delito de prevaricación porque eso sería tan desatinado como sentar a Garzón en el banquillo de los acusados.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Felicitaciones Eutiquio!
Hoy cumples 4000 visitas, luego no dirás que no tienes seguidores.

¿Qué está pasando con nuestro querido Público? ¿acaso está rivalizando con el inmundo, la sinrazon y ¡ese país!, para demonizar a Hugo Chavez?
Menos mal que siempre nos quedará Arcangeles!
Un abrazo.
corazon rojo

JOSE LOPEZ PALAZON dijo...

Mi querida Corazón rojo:

Qué sería de mí sin ti.

Tú fuiste la que me dio la idea de poner el contador de entradas, que es lo me me ha dado la vida. Sin él me creerías la voz que clama en el desierto y quizá hubiera dejado de escribir porque allí, en lo de Saco, no parece que tenga mucho eco.

Siempre que escribo pienso en ti y en Carmen RM y, entonces, lo hago con gusto porque veo
que vale la pena, que no estoy tan solo.

Un abrazo,

calificacion de las entradas