sábado, 16 de junio de 2012

Goebbels y Dulles, prensa y propaganda, siempre la letra fue compañera del imperio (II)


Una mentira mil veces repetida=una verdad: Goebbels.

 Hay que invadir todos los espacios, corromper y pervertir todas las instituciones, todos los organismos, para que no quede un sólo resquicio por el que pueda filtrarse un rayo de verdad, de justicia, de  equidad, que no haya en todo el universo, algo en que pueda apoyarse la honradez, perseguir, hasta su total extinción sobre la tierra, toda posibilidad de que una idea de verdad y de justicia pueda anidar en el corazón de los hombres porque este mundo no es sino el infierno y en el infierno no puede existir el menor atisbo de bien alguno: McNamara, Kisinger, Dulles.

 Todo lo que apunte a social es demoníaco y hay que extirparlo como sea, si es el director gerente del Fondo Monetario Internacional, FMI,  esa institución en la que se concitan todas las tendencias opresoras de la humanidad, y no se sabe cómo ha llegado hasta allí un tipo con pretensiones socializadoras, Dominique Strauss Kham, se le tiende la correspondiente celada y se le destruye con la vieja técnica de la conspiración sexual, de modo que quien va a llegar al poder en Francia, siguiendo ese movimiento pendular de la historia derecha<>izquierda no es sino un supermoderado Holande que a todo lo que se va a atrever es a anunciar que va a apresurar la retirada de las tropas francesas de Afganistán y a jubilar a la gente a los 63  años y no a los 67, algo muy parecido, pero en tono menor, a lo que hizo aquel conato de rebelde que se llamó Rodriguez Zapatero, que retiró a sus tropas de Irak, actos puramente simbólicos, como se ve, que no conducen a otra cosa más que al ridículo.

 Porque donde realmente se sigue decidiendo el destino del mundo es en la economía, estúpidos, y ahí la marcha de la historia es más inexorable que nunca si es que esto se puede enunciar así, de manera que las tesis más liberalfascistas de la ultraderecha más retrógrada se imponen ya sin ninguna clase de discusión en el mundo y así la directora del FMI, la tal Lagarde, después de asustarnos a todos con la amenaza de que apenas si quedan 3 meses para que este mundo tan dominado por las tendencias socializadoras acabe de hundirse, interviene decididamente en el caos español propugnando que la culpa de todo lo que aquí ocurre no es de la pésima administración de una serie de gobiernos de la ultraderecha que han practicado la táctica cerril de que todo el monte es orégano, corrompiendo y exprimiendo contra toda lógica los buenos negocios como el de la construcción hasta hacerlo explosionar como la peor de las burbujas, sino que continúan practicando las mismas técnicas corruptoras para resolver el problema que causaron con su insuperable corrupción y así, cuando el escándalo de Caja Madrid/Bankia les estalla en sus corruptas manos, primero dicen que la empresa sólo ha ganado 300 millones de  euros, luego, que ha perdido 3.000, después que realmente son 17.000 y, por último, que 23.000.
 Todo ello con la única pretensión de que su hombre estrella, (aquel tipo tan bueno desde el punto de vista de la dirección económica que, 1º, fue el mejor ministro de toda la historia de España, autor indiscutible del llamado milagro español, el inefable Rato, de la mano del no menos milagroso e inefable Aznar, y, luego, fue elevado a los altares del propio FMI, de donde tuvo la decencia de salir por piernas cuando comprobó que allí, él, estaba más despistado que un pulpo en un garaje), no acabara como lo que realmente es, el supermalo de la película, de manera que no tuvieron más remedio que echar mano apresuradamente a un buen chivo expiatorio que, naturalmente, fuera o se dijera socialista, el genial MAFO, mandamás del Banco de España, bajo cuya supervisión dicen ahora Rajoy, De Guindos y el risueño Montoro, se incubó claramente el desastre que nos aflige que, además, fue iniciado por aquel imberbe Zapatero, que se empeñó en negar la crisis, pecado original de todos los males, a pesar de que este pobre hombre se plegara mansamente a las órdenes que le impartieron Obama y Merkel, de modo que Rajoy, la S. De Santamaria "et alteri" no tuvieron empacho alguno en culparle, entonces y ahora, de ser realmente el único culpable de una intervención de la UE que entonces sí que se produjo pero ahora no, sólo porque así lo dicen ellos que, como todo el mundo sabe, son los portadores, junto con su Santa Iglesia, de la verdad verdadera, es decir, absoluta.

 De modo que el desastre de Caja Madrid/Bankia es culpa de Ordoñez, en ningún caso puede serlo del hombre que la presidía, el tal Rato, y sólo porque aquel malvado no la vigiló, como era su obligación, bien, lo que exculpa definitivamente incluso a los auténticos autores del desastre: el inefable Blesa, el hombre de paja de la siniestra Aguirre, y Rato, el sin par Rato, el superman económico de la ultraderecha aznarista, que nada pudo hacer el pobre por evitar el desastre que salir corriendo por piernas, otra vez, como ya hiciera del FMI.

 Pero, hablando del dichoso FMI, decíamos que la tal Lagarde, para resolver el desaguisado montado por sus queridos cómplices correligionarios en España, que ha concluido con la explosión/implosión de un rescate que los mismosque lo han pedido de rodillas nos dicen que no lo es, no ve otra manera, para que dentro de 3 meses no nos coja el toro, que subir el Iva y bajar los sueldos, una receta tan manida ya que hasta la portera de Núñez, aquel memorable presidente del Barçacuyas decisiones siempre consultaba con la referida señora, habría aconsejado con la misma soltura, porque de todos es sabido que los que pagan el pato en unas sociedades liberalcapitalistas bien organizadas no son los culpables de los desastres a los que se jubila con insuperables retribuciones sino los pobres  ciudadanos que sufrirán, al propio tiempo, un doble flagelo, ya que, por un lado, tendrán que pagar todo lo que haga falta a través de la subida del Iva, y, lo que no parece ya tan claro, es cómo van a poder hacerlo si, una vez más, les bajan los sueldos.

 Y es que éste es el manual de economía de estos maravillosos estudiantes, hijos de las clases superdominantes, que no se esfuerzan en estudiar mucho, para qué, si, al final, los grandes puestos de la Administración Pública serán siempre para ellos, hagan lo que hagan.

 Mañana, si Dios quiere, seguiremos.

6 comentarios:

Futbolín dijo...

LA BANCA NO SOMOS TODOS-1
Vicenç Navarro
13 de junio de 2012
Existe una percepción bastante generalizada en España que
considera que “el banco somos todos”. El dinero de la banca es el
dinero de todos. Tal dinero son los depósitos de la mayoría de la
ciudadanía que tiene sus ahorros depositados en la banca. En otras
palabras, se asume que el dinero que existe y/o se utiliza por el
banco es el depositado por cada uno de los ciudadanos, resultado de
su ahorro, de sus nóminas o de sus pensiones, sean éstas públicas o
privadas. Ésta percepción es promovida por los propios bancos que
quieren transmitir el mensaje de que ellos desempeñan una función
social, la de guardar el dinero de la ciudadanía, pagándoles unos
intereses como incentivo, a la vez que ofrecen crédito a las personas
y a las empresas que lo necesiten. La existencia de tal crédito es la
función social que justifica su existencia. De esta percepción se deriva
el mensaje que la banca y el Banco de España transmiten a los
2
medios y que está calando en la población: intervenir y penalizar a la
banca es penalizarnos a todos nosotros.
Esta percepción, sin embargo, es profundamente errónea. En
realidad, la mayoría de ciudadanos no tiene mucho dinero en la
banca, ni directa ni indirectamente (como en pensiones). Sería muy
interesante poder corroborar los hechos con los datos pero, no
podemos hacerlo en España, donde la opacidad estadística, tanto en
temas de distribución de la renta como de la propiedad, hacen difícil
conseguirlos. Además, los existentes no son creíbles. Fíjese el lector
que, según los últimos datos de la OCDE (que extrae sus datos de las
cifras oficiales del Estado español), el nivel de renta de la decila
superior de España es de 32.000 euros. Cualquier persona que va por
las partes alta de las grandes ciudades puede ver que los súper ricos
tienen muchos más ingresos que los que constan en sus
declaraciones de renta. (Tal opacidad es incluso más acentuada en el
sistema financiero, como bien ha mostrado el colapso de Bankia).
Estados Unidos, sin embargo, sí que tiene datos más fiables. Y
es más que probable que la distribución de la renta y de la propiedad
en España sea bastante semejante a la de EEUU (España, junto con
EEUU, es uno de los países más desiguales de la OCDE, el grupo de
países más ricos del mundo). Pues bien, la gran mayoría de
estadounidenses tienen muy poca propiedad financiera. Ésta está
3
muy concentrada. La decila superior de la población estadounidense
posee el 90% de todos los bienes financieros, siendo los más
comunes sus acciones bancarias y sus pensiones. En realidad los
súper ricos, el 1% de la población, posee el 38% de estos bienes
financieros. La mayoría de la población sólo posee su casa, aunque
poseer, poseer, es un decir. El banco es el que la posee, y el que vive
en ella le paga al banco la hipoteca.

Futbolín dijo...

Cuando estamos hablando de los bancos, por lo tanto, estamos
hablando predominantemente del dinero de una minoría: de los ricos
y de los súper ricos. De ahí que sería razonable decir que cuando
hablamos de los bancos no estamos hablando del conjunto de la
población sino de los sectores más adinerados y de los gestores de su
dinero (los banqueros). De ahí que también sería aconsejable que –
tal como propone el que fue Secretary of Labor (Ministro de Trabajo)
durante la Administración Clinton, y hoy Profesor de Políticas Públicas
de la Universidad de California, el Sr. Robert Reich, se gravara a los
banqueros, a los accionistas, y a los que tienen la mayoría de
depósitos, haciéndoles pagar un 2% en sus bienes financieros,
justificándose tal medida por los enormes beneficios que la banca ha
alcanzado durante todos estos años de bonanza, beneficios
conseguidos predominantemente de la especulación, incluida la
especulación bancaria. Ello conseguiría en EEUU 70.000 millones de
4
dólares más para el Estado (haciéndoles pagar tal 2% a los que
tuvieran más de 7.2 millones de bienes financieros).
No estaría de más que se implementara esta política aquí en
España, donde la concentración de la propiedad es igualmente
acentuada. Hoy, las ayudas públicas al sector bancario español han
alcanzado el nivel del 10% del PIB sin que con ello se haya resuelto
el problema del crédito. Si a ello se añaden los 100.000 millones del
rescate bancario, resulta que tal cifra ha doblado este porcentaje,
alcanzando más del 20% del PIB, sin que ello haya facilitado o facilite
en el futuro la provisión del crédito. Por cierto, es difícil de entender
que estos 100.000 millones de euros que se gastarán supuestamente
en la reestructuración del sistema financiero (a unos intereses que
pueden significarle a la banca, según el Comisario de la Unión
Europea, el Sr. Joaquín Almunia, casi un 8%) consigan lo que no han
conseguido los casi 500.000 millones de euros que los bancos
españoles e italianos han recibido desde el pasado diciembre del BCE
a unos intereses de sólo un 1%. Tal rescate no resolverá el problema
de la banca española, pues no se está tocando el problema clave que
provocó la crisis: la burbuja inmobiliaria.
Todavía hoy hay más de tres millones de pisos vacíos
(3.417.064 viviendas, según el Ministerio de Fomento). Durante el
boom inmobiliario se construyeron 800.000 viviendas al año, más que
5
Alemania, Gran Bretaña y Francia juntas. Los precios subieron un
155% durante una década, crecimiento artificial, que no se
correspondía con el crecimiento del nivel de vida del país, y que se
consiguió gracias a las prácticas especulativas de la banca. Cuando la
burbuja explotó (debido al parón de transferencias del dinero de la
banca alemana, contaminado por los “productos tóxicos” de la banca
estadounidense), la banca española quedó estancada con sus propios
productos tóxicos, las hipotecas, que no se podían pagar y continúan
sin poder pagarse. Tales activos representan 150.000 millones de
euros (equivalente al 15% del PIB). Y ahí está el problema, que
requiere para su solución una intervención pública que el Estado
español es reacio a tomar debido al enorme poder de la banca.
Debería haberse resuelto a base de llenar estas casas vacías con
familias que pagaran alquileres o hipotecas asumibles, penalizando a
los bancos que se resistieran a tales medidas (en Dinamarca se multa
a la vivienda que esta vacía durante más de seis semanas). Y muchos
bancos deberían haber sido nacionalizados, con anulación de la deuda
privada en gran número de casos. En lugar de ello, el Estado español
ha escogido ayudar a los bancos a costa de los intereses de la
población. Y de esto es de lo que no se habla. Las raíces de la crisis
financiera -el excesivo poder de los ricos y de los súper ricos en
España y de sus bancos- no se está ni siquiera tocando. Y así
estamos.

Lisistrata dijo...

Este post es auténtico como la vida que se nos viene encima.

http://www.cotizalia.com/opinion/disparate-economico/2012/06/11/no-es-el-fin-del-mundo-pero-si-el-de-nuestras-familias-7126/

Patrick Bateman dijo...

@Lisístrata
El link es descorazonador pero lamentablemente pinta a ser la cruda y dura realidad.Gracias por postearlo.

Saludos a José,Futbolín y Cía.
Se sigue leyendo y aprendiendo a diario.Un abrazo.

Anónimo dijo...

En Holanda la okupación es "relativamente legal". Controlada pero legal. No puede haber ningún ciudadano en la calle habiendo casas vacías.
saludos

Anónimo dijo...

En Holanda la okupación es "relativamente legal". Controlada pero legal. No puede haber ningún ciudadano en la calle habiendo casas vacías.
saludos

calificacion de las entradas